"La Fonda"
Avenida Kiseleff, no. 4, sector 1
Bucarest
1889-1892

Arquitecto
Ion MINCU

1892 : Pabellón de exposiciones y restaurante „La Fonda” (nombre original) 2003 : hoy en día Restaurante Doina

El edificio fue diseñado como pabellón oficial de Rumanía en la Exposición de París de 1889, aunque, sin embargo, no pudo ser realizado. El edificio fue construido en 1892 en Bucarest y se convirtió en restaurante, a iniciativa de P.P. Carp, importante político conservador, en aquel entonces, ministro del Fomento. El modo en que el autor, el arquitecto Ion Mincu, imagina la arquitectura de este pabellón se relaciona con su trabajo en el caso de la casa Lahovary. "La Fonda" se distingue por el ímpetu de la organización de los volúmenes, y por la variedad y la coherencia de la distribución de los mismos. La composición propone dos volúmenes diferentes (el de la parte norte, con sótano, planta baja y primer piso, y el de la parte sur, sólo de planta baja) relacionados por una escalera protegida por la prolongación del tejado, paralela a la barandilla. Los arcos son una variante más elaborada de los arcos utilizados en la casa Lahovary, como también la parte superior de las fachadas, decorada con un friso de cerámica polícroma, con inscripciones y botones del mismo material. La impresión general que produce es de una aquitectura "pintoresca" en el sentido británico del término. A lo largo de los años, el edificio ha sido ampliado con anexos conservando el espíritu de la arquitectura original.

Materiales: ladrillo, enlucido, decoraciones de cerámica vidriada, madera, teja vidriada

Técnicas: mampostería portante, suelos y armazón de madera, pilares de madera en el corredor

Influencias: Arquitectura vernacular subcarpática y arquitectura medieval de Moldavia

Contexto urbano: El pabellón está situado al margen de un parque, en un amplio cruce en la principal vía de acceso desde el norte a la capital de Rumanía – en la via Kiseleff - la „grán vía” de Bucarest, poblada de muchos árboles.El edificio fue diseñado como pabellón oficial de Rumanía en la Exposición de Paris de 1889, cuando, sin embargo, no pudo ser realizado. El edificio iba a ser construido en 1892, en Bucarest y en él iba a funcionar un restaurante. A iniciativa de P.P. Carp, importante hombre político conservador, en aquel entonces, ministro del Fomento. El modo en que el autor, el arquitecto Ion Mincu, piensa la arquitectura de este pabellón se relaciona con su gestión en el caso de la casa Lahovary. „La Fonda” se distingue por el ímpetu de la organización de los volúmenes, por la variedad y la coherencia de la distribución de los mismos. La composición propone dos volúmenes diferentes (el de la parte norte alzado en el sótano, planta baja y primer piso, y el de la parte sur sólo, en la planta baja) relacionados por una escalera protegida por la prolongación del tejado paralela a la barandilla. Los arcos en llave son una variante más elaborada de los arcos utilizados en la casa Lahovary, como también la parte superior de las fachadas, decorada con un friso de cerámica coloreada, con inscripciones y botones del mismo material. La impresión general que nos llevamos es de aquitectura „picturesque” en el sentido británico del término. A lo largo de los años, el edificio ha sido ampliado por anexos conservando el espíritu de la arquitectura original. Materiales: ladrillo, enlucido, decoraciones de cerámica vidriada, madera, teja vidriada Técnicas: mampostería portante, suelos y armazón de madera, pilares de madera en el corredor Influencias: Arquitectura vernacular subcarpática y arquitectura medieval de Moldavia Contexto urbano: El pabellón está situado al margen de un parque, en un amplio cruce en la principal vía de acceso desde el norte a la capital de Rumanía – en la via Kiseleff - la „grán vía” de Bucarest, poblada de muchos árboles.v

Monumento de arquitectura