Casa Cusí
Rambla, 20
Figueres
1894

Arquitecto
Josep AZEMAR i PONT

Vivienda, oficinas

Gran casa urbana entre medianeras, actualmente con una parte destinada a oficinas bancarias. Situada en la Rambla, el espacio urbano más representativo de la ciudad, disfruta de una posición urbana privilegiada y forma un conjunto con la casa Salleras, casa modernista que es el otro gran edificio de esta zona. Aunque inicialmente no era así, pues cuando ambos se construyeron, daban a calles estrechas, separadas de la Rambla por una manzana de edificios, que más tarde fue derribada. Propiedad de un industrial que era uno de los máximos exponentes de la burguesía local, la casa Cusí fue edificada en tres etapas. En 1894 se construyeron las tres crujías de la izquierda, con el portal en posición central y la tribuna en el lado izquierdo. En 1903-04, al adquirirse la parcela vecina, se añadieron la crujía de la derecha y la torre, que inicialmente tenía cubierta a cuatro aguas. En 1904 se reformó la parte superior de la torre, modificándose la ventana y la cubierta, que adquirieron su forma actual. Es un edificio singular en Figueres, tanto por sus proporciones como por su tratamiento decorativo, en el que destaca sobre todo la torre y las cubiertas de cerámica vidriada. Por su tipología, es una reinterpretación de la casa gótica, con la serie de ventanas formando una abertura corrida en la buhardilla, que será un recurso compositivo muy utilizado en este período, y el patio con escalera para acceder a la planta noble alrededor del cual se distribuyen las estancias. Los elementos decorativos son sobretodo de carácter neogótico. Este edificio hay que enmarcarlo dentro de un modernismo o premodernismo de fuerte componente neogótica, corriente que se mantuvo viva con mucha fuerza en Catalunya a lo largo de este período, con más o menos componentes modernistas al mismo tiempo, y que fue muy empleada por el arquitecto Josep Azemar. En este caso, los detalles más próximos al modernismo hay que situarlos en la composición volumétrica a partir de la tribuna en un extremo y la torre en el otro, los contrastes cromáticos, el uso de cerámica vidriada en el tejado, la decoración floral, el hierro forjado de las rejas de las ventanas, los herrajes de la puerta y las veletas de la torre, así como en el cuidadoso tratamiento de los detalles decorativos y de las texturas y combinaciones de materiales, que son una característica de este arquitecto. En el patio de entrada, merecen destacarse dos lámparas de hierro forjado, una de pared y otra de pie sobre un pilar.


Bien Cultural de Interés Local (P.E.P. del centro histórico de Figueres)