Escuela Joan Bruguera
Gran Via de Jaume I, 24
Girona
1908
Arquitecto
Martí SUREDA i VILA

Gran edificio de planta baja y piso situado en un solar en esquina, en una importante avenida del centro de la ciudad. La esquina se resuelve mediante un chaflán donde se sitúa el acceso y que se convierte en la fachada principal. Las otras dos fachadas, con los grandes ventanales propios de las escuelas, albergan las aulas. La tipología escolar de este edificio, que hoy se nos presenta como habitual, fue innovadora en su momento. Está basada en el modelo educativo de la Escuela Graduada –o sea, que separa a los alumnos en distintos cursos- y de la escuela-edificio como obra de arte. Este edificio poseía, en el chaflán, un coronamiento a base de almenas y otros elementos decorativos, que desapareció en los años 60 del siglo XX cuando se añadió un segundo piso. Hace poco se restauró la escuela, se eliminó el piso añadido y se construyó un nuevo coronamiento en el lugar del original. Es una arquitectura basada en la piedra y el ladrillo, con influencias del llamado “estilo Renaixença”, un cierto tipo de premodernismo ligado a la construcción artesana y detallista de influencia medieval, así como de la primera época de Domènech i Montaner. Las fachadas laterales muestran la preocupación por encontrar un tipo de solución compositiva ligada a la serialidad y la repetición –con un mayor peso de los elementos decorativos en este caso, se podrían encontrar paralelos con la arquitectura industrial de la época-, sin olvidar la necesidad de disponer de ventanas grandes. Pero es en la fachada principal, donde se encuentra el mayor número de elementos decorativos y también elementos, como columnas o ventanas, que muestran influencias medievales. Se encuentran aquí baldosas cerámicas con relieves decorativos, paneles con mosaicos polícromos geométricos o florales, escudos y grandes vidrieras con motivos florales; de menor importancia son los elementos decorativos y relieves de piedra, el trabajo de la madera, con decoración floral incisa, y del hierro forjado, con formas curvas y florales. Con todo, los elementos decorativos no salen de lugares bien determinados y muestran gran contención. Rehabilitación : Joan TARRÚS i GALTER (2000)

Bien Cultural de Interés Local (P.E.P. del patrimonio de Girona)