La arquitectura Art Nouveau en Europa

Alexandru Beldiman, Arquitect

« La corriente Art Nouveau es un movimiento romántico, individualista y antihistórico, esparcido por toda Europa entre los años 1890 y 1910 », afirmaba Wilhelm Pehnt en el Lexicón ilustrado de Arquitectura Moderna, cuya primera edición aparecio en 1963, un año antes que la primera gran exposición Jugendstil de Munich. Aunque el mismo romanticismo puede ser considerado un movimiento antihistórico y, en igual medida, se considera que lleva el gusto para el individualismo hasta el egotismo, hasta cierto punto, la afirmación de Pehnt es pertinente.

El Art Nouveau es romántico. El temor a la razón fría, la exaltación del sentimiento y de la imaginación, la busqueda de la evasión en el exotismo, son rasgos puramente románticos.

Art Nouveau es también un movimiento individualista que propone un enfoque puramente artístico relativo a la realización de los artefactos. Para la sociedad del siglo XIX era una actitud perfectamente normal la de recurrir al artista para que resolviera los problemas estéticos que ponían las máquinas e insistir en la hermosura de las formas. La arquitectura y las artes aplicadas son diferentes de un país al otro y de un arquitecto / artista al otro, pero, sin embargo, hay cierta unidad en esta diversidad.

El movimiento Art Nouveau es también antihistórico, porque el Nuevo Estilo surge como una reacción frente al historismo y al eclectísmo que habían dominado – bajo diferentes formas – la arquitectura del siglo. Además nace con la idea de crear, por fin, una expresión propia del siglo XIX, síntesis de las informaciones adquiridas a lo largo de decenios. Sin embargo, en este capítulo, hay que introducir  un bemol, si tomamos en cuenta los matices con matiz nacional-romantico, en los que, no raras veces, hay una forma del historismo, como por ejemplo en Finlandia ¹) , Hungría, Rusia, Rumanía en el centro y en la parte Este de Europa o en la otra parte – en Catalunya – donde uno de los representantes más importantes del Modernismo catalán, Plug i Cadafalch, practica un historismo refinado, extremadamente interesante.

En cuanto a la delimitación en el tiempo, entre 1890 – 1910, esta evoca una perspectiva truncada, incluso podriamos decir exclusivamente oeste europea ²), porque podemos observar, especialmente en la parte Este de Europa, pero no solamente, la existencia del estimo bajo diferentes formas durante la Primera Guerra Mundial y, a veces, después del final de la misma, aunque se trate de ecos tardios.

¹) El caso de Finlandia ha sido muy bien ilustrado, desde este punto de vista, en el libro de Fabianna Chevallier « L’oeuvre d’Eliel Saarinen en Finlande el le Question de l’architecture Nationale de 1898 à 1909 » Libro publicado en Sorbona en 2001.

²) En el mismo sentido, Dictionnaire du XIXeme siècle PUF 1997, edición al cuidado de Medeleine Ambrière, en el capítulo Jugendstil, pagina 620, cita trabajos que aparecieron después de 1908.

En este sentido hay que ver los baños termales de Budapest (1911 – 1918), la Sinagoga de Kazinsky (1912 – 1913), los trabajos del arquitecto D. Verner en Samara, Rusia, y el pabellón de Rusia en la Bienal de Venecia (1914), etc. Para poner de relieve mejor esta aserción, he aquí una estadística elocuente : del libro « Budapest, arquitectura 1900 » escrita en 1990 por  Tamas K. Pinter nos enteramos de que  de los 101 ejemplares de arquitectura Art Nouveau presentadas, 38 son trabajos realizados después de 1910. Pero también en el Oeste de Europa palazzo Berri Merengalli, en Milán, fue realizado entre 1911 y 1919. También hay que citar la creacion de Gaudi, continuada hasta su muerte, en 1926, pero también otros ejemplos del Modernismo catalán : Casa Sayrach i Carreras (1915 – 1918) o la iglesia parroquial de Vistabela de Jujol construida entre 1918 y 1923. Cabe mencionar también el caso del Primer Goetheanum y de las construcciones adyacentes realizadas por Rudolf Steiner en Dornach, cuyos trabajos empiezan en 1913. Hay que poner de manifiesto el lugar de estos matices en el marco de lo que hoy llamamos Art Nouveau y la historia de este movimiento hay que reescribirla. En esta nueva historia raciocinio debe desempeñar un papel más importante del que desempeñó hasta ahora. De hecho, la calidad de la arquitectura  es la que decide la importancia y su lugar en la historia, tanto más cuanto que hablamos de un movimiento para el que, tal como hemos visto, la dimensión artística es definitoria.

La corriente Art Nouveau tiene múltimples origenes : Gotico revival, céltico revival, el movimiento Arts & Crafts, el simbolismo, el historismo y el orientalismo. Nombres como los de William Blake, Ruskin, Morris, Crane, Breadsley, Dresser, Mackmurdo pueden ser citados como antecesores.

Stephen Tschudi Madsen, en su libro titulado Art Nouveau, de 1967, revela cuatro modalidades de crear el estilo, tomando en consideracion aspectos de la forma tales como :

Un diseño abstracto y de estructura, a veces casi escultural (probablemente se refiere a Gaudi.)

Un estilo floral de una evidente inspiración vegetal, en el que se concede especial atención al elemento orgánico y de crecimiento. Se suele encontrar esta tendencia especialmente en el espacio cultural franco-belga, pero también en Italia, con ciertos matices.

Un diseño lineal bidimensional y literario simbólico, especialmente en Escocia entre los del grupo constituido alrededor de Charles Rennie Mackintosch (1868 – 1928)

Y, finalmente, encontramos en Alemania y Austria un diseño constructivo y geométrico.

 Aunque generalmente es considerado un estilo preponderantemente decorativo, en el que el decorado – lineas curvas inspiradas del mundo vegetal y animal, en Belgica y Francia, o elementos geométricos más abstractos, en Escocia y Austria – desempeña un papel preponderante, definitorio, hay que tomar en consideración también una visión más profunda – en la que la estructura es implicada en la obra artística – debido a las influencias de los libros escritos por Viollet Le Duc en ciertos creadores de la época – Victor Horta (1861-1947) Antoni Gaudi i Cornet (1852 – 1926), en primer lugar. La relación entre estructura y decorado es evidente en las construciones reaizadas por éstos : la casa Tassel de Bruselas, creada por Horta entre 1892 y 1893 parece haber salido, al igual que la diosa Atenas de la cabeza de Zeus, una ilustración perfecta de este modo de hacer arquitectura. Para él, al igual que para Gaudi, la estructura nace a la vez con el decorado.

A la arquitectura Art Nouveau le es propia una estética que se basa especialmente en una composición asimétrica  tanto del volumen y de las fachadas, asi como del decorado. Las aperturas de las puertas y las ventanas, asimétricas ellas también, son muchas veces enmarcadas por arcos de herradura o que simbolizan curvas con varios centros. El taller fotográfico Elvira de Munich de Auguste Endell (1871-1925), la casa Batló y la casa Mila de Gaudi o la Biblioteca de la Escuela de Arte de Glasgow de Mackintosh y el Castillo Beranger de Hector Guimard – todas tienen una asimetria bien equilibrada – evoca la teoria más arriba mencionada.

Realizada de modo artesanal, eso es sin hacer uso de las tecnologias modernas, la arquitectura Art Nouveau emprenderá preponderantemente materiales tales como ceramica de diferentes tipos y colores, el hierro, tanto a nivel de los elementos de las estructuras como a nivel del decorado (parapetos de balcones, barandillas de escaleras, rejas, vallas, faroles, etc). El vidrio, la piedra canteada, esencias de madera preciosa  en los interiores y los muebles son puestas en obra de una manera muy personal, con el evidente deseo de particularizar la arquitectura.

Perfectamente homogeneizado el estilo iba a aparecer en Bruselas entre 1892 – 1893 en la obra de un arquitecto extremadamente talentoso, Victor Horta. A éste se les sumaran otros como Paul Hankar (1859 – 1901), Serrurier – Bovy (1858 – 1910), Henri Van de Velde (1863 – 1957). El último, que iba a trabajar mucho en Alemania, traeria el estilo Art Nouveau a este país donde iba a desarrollarse bajo el nombre de Jugendstil, en Munich y Darmstadt.

Pero el centro internacional del estilo Art Nouveau se establecería en Francia, donde habría dos centros muy importantes en París donde despliegan sus actividad una pléyade de artistas encabezados por el arquitecto Hector Guimard, al joyero René Lalique (1860 – 1945) y al comerciante de arte Siegfried Bing (1830 – 1905). Al mismo tiempo, en Nancy, Lorena, se ponen las bases de una escuela cuyo líder sería el artista que trabaja el vidrio Emil Gallé (1846 – 1904). Cabe mencionar que en esta escuela despliegarían sus actividad el arquitecto Emil André (1871 – 1933) y el artista decorador Louis Majorelle (1859 – 1929) y así por el estilo.

En Glasgow iba a aparecer una escuela extremadamente interesante- donde trabajaría el arquitecto y el decorador Charles Rennie Mackinrosch, junto a su esposa Margaret MacDonald (1865 – 1933).

En Austria, donde el estilo se llamaría Sezession, crearían arquitectos muy prestigiosos como Joseph Hoffmann (1870-1956) y Joseph Maria Olbrich (1867 – 1908), discípulos de Otto Wagner (1841-1918), él mismo importante antecesor del estilo. Un papel notorio en la eclosión de la variante austríaca del Art Nouveau lo iba a desempeñar el pintor Gustav Klimt (1862 – 1918), considerado el líder del movimiento Sezession.

En Italia este estilo sería conocido bajo el nombre de Floreale y sus principales representantes serían los arquitectos Giuseppe Sommaruga (1867-1917) y Raymondo D’Aronco (1857-1932), en cuyos trabajos se notan tendencias clasicistas.

Holanda y los paises Escandinavos, menos Dinamarca, tendrían también su estilo Art Nouveau. Finlandia es un caso muy interesante en este sentido, donde Eliel Saarinen (1873-1950), Herman Gesellius (1874-1916) y Armas Lindgren (1894-1929) construirían el pabellón de su país que sería considerado un manifiesto en la Exposición de París de 1900. En aquel entonces, Finlandia era Gran Ducado, parte del imperio ruso. En el mismo periodo, Lars Sonck (1870-1924) se distingue por una serie de trabajos entre los cuales la catdral de Tampere considerada por Santo Tschudi Madsen como una de las obras maestras de la arquitectura eclesiástica de tipo Art Nouveau de Europa.

En los Estados Unidos, en las artes decorativas, Louis Comfort Tiffany (1848 – 1933) desempeñaría un papel muy importante. La escuela de Chicago (y especialmente Louis Sullivan (1856 – 1924)) son considerados por muchos investigadores, especialmente por Nicolaus Pevsner, pero también por Klaus Jürgen Sembach, como parte de este corriente. Desde el punto de vista de la forma hay pocos aspectos comunes entre el Art Nouveau europeo y la Escuela de Chicago, aun en la variante Sullivan.

No en último lugar, en Catalunya, donse es conocido bajo el nombre de Modernismo tal vez se desarrollaría la variante más interesante y vital del Art Nouveau europeo. Una personalidad como Gaudi daría un brillo especial a la creación artística catalán, pero, junto a él, muchas otras personalidades – cabe recordar a Lluis Domenech i Montaner (1849 – 1923), Puig i Cadafalch (1867 – 1957) y Josep Maria Jujol (1879 – 1949) para citar solamente una parte de los más célebres arquitectos – crearían una variante extraordinaria del estilo Art Nouveau.

En ciertas partes de Europa el Art Nouveau sería entrelazado con el Nacional-romantismo combinado con el historismo, que era más antiguo, aun desde la mitad del siglo XIX. De este modo, en Praga, se construiría el teatro Nacional entre 1868 y 1883. Lo mismo pasaría en Finlandia, con pequeñas diferencias, (donde, según K. J. Sembach, la reforma artística constituida por Art Nouveau expresó el sentimiento nacional), en Hungría (donde un Kos Karoly que seguiría la linea de Saarinen propondría una arquitectura extremadamente interesante cuyas raices deberían buscarse en el pasado arquitectural de la zona de Transilvania), en Rumanía (donde Ion Mincu (1852 – 1912) y Petre Antonescu (1873 – 1965) tratarían interesantes incursiones en la historia y las tradiciones arquitecturales del puebo rumano), en Rusia, y así por el estilo.

Consideramos que, al final, sería interesante señalar, sin pretender hacer delimitaciones muy claras en este rompecabezas que son las investigaciones sobre el Art Nouveau, el modo en que la historiografía precibio el movimiento Art Nouveau.

Para Nicolas Pevsner, en 1936, el Art Nouveau es un blind alle

En cambio, para algunos investigadores contemporáneos como por ejemplo William J. R. Curtis, Art Nouveau es la puerta de acceso al arte moderno.

El lugar de nacimiento es diferente también : Gran Bretaña para la Enciclopedia Británica, edición XV, Chicago 1977, Bruselas para Taschudi Madsen o Francois Loyer.

Su extensión geográfica varía también. Taschudi Madsen analiza la presencia y las características del estilo en Belgica, Francia, Inglaterra, Escocia, Catalunya, Alemania, Austria, Holanda, Paises Nordicos, Italia y Estados Unidos ; parece que en este punto termina su extensión. En cambio, en la edición dedicada al estilo Art Nouveau de la revista New Architecture (no. 6, de octubre de 2000) publicada en Londres por Andreas Papadakis, fueron añadidos los siguientes países : Polonia, Chequia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Rusia y los Países Bálticos.

Tal como hemos visto antes, el período en que el estilo fue considerado activo es bastante diferente. Mencionamos que para Francois Loyer este estilo apenas dura unos 10 años y corresponde al auge de la carrera de Victor Horta. Empieza en 1893 cuando Victor Horta realiza las casas Autrique y Tassel y termina en 1902 « con motivo de la Exposición de Artes Decorativas de Torino, cuando las críticas en contra de un estilo cuyas extravagancias son condenadas se multiplican».

Por el momento, hay que continuar las investigaciones, de modo que  sean descubiertas todas aquellas obras arquitecturales, de arte y de arte decorativo de la época. Los investigadores que van a continuar estas busquedas tendrán un cuadro más completo, para no decir completo, de este período. Con estos estudios suplementarios, el fenómeno adquirira un nuevo perfil. Este es el fin de la presente investigación.

Alexandru Beldiman